Con motivo de la celebración del VI Centenario de la muerte de San Vicente Ferrer, el cardenal arzobispo, Antonio Cañizares, ha convocado el Año Vicentino que dará comienzo el 5 de abril de 2018.

El cardenal ha constituido una Comisión preparatoria, en la que la JCV está representada por el vicepresidente primero, José Miguel López, junto representantes de las tres diócesis de la C.V. y la de Tortosa, de la orden de dominicos, la Facultad de Teología, la Universidad Católica de Valencia, y el Capítulo de Caballeros Jurados.

El cardenal señala que la finalidad del Año Vicentino es “para que aprendamos de San Vicente Ferrer y lo sigamos, para que nos dejemos imbuir de su espíritu eclesial y evangelizador, para que conozcamos su personalidad y obra, sus aportaciones en el campo del pensamiento y en recomposición de la Iglesia y de la sociedad en Valencia, en España, en Europa, y para que avivemos nuestra devoción a él y lo invoquemos cada día más como intercesor muy principal ante Dios”. También ha solicitado a la Santa Sede que sea Año Jubilar y se ha comprometido a seguir trabajando en la tareas previas para solicitar al Santo Padre la declaración de San Vicente como Doctor universal de la Iglesia.